diumenge, 6 de maig de 2012

1977: Apple ][; llegan los micro-ordenadores


PRÓLOGO: ¿QUÉ ES - A GRANDES RASGOS - UN MICRO-ORDENADOR?

Yo no soy muy entendido en informática, y a mi hermano, que es informático de profesión y todo un geek tecnológico, no le interesa para nada la historia. Así pues me he basado en un criterio propio para definirlos y justificar por qué los incluyo en este blog de consolas. Los micro-ordenadores tienen en común con las consolas que…

a)      Son de sobremesa y ocupan relativamente poco espacio, pues todo el hardware está incluído, generalmente, (Apple 2 GS no lo tenía p. e.) bajo el teclado. En ese tiempo no se llevaban las torres.
b)      No necesitan un monitor específico para funcionar (aunque era recomendable tener uno). Los microordenadores tenían como gran ventaja que se podían conectar al televisor, y tan solo con la unidad básica, el jugón podía disfrutar de los juegos con tan solo conectar a la tele y encender. Ese es el factor clave que me lleva a incluir a los micros en este blog.
c)      Tienen periféricos específicos para jugar: Joystick, ruedecillas, etc.
d)     Aunque no fueron concebidos como tal, acabaron siendo máquinas básicamente de juegos (quizá con la excepción de la serie Apple ][, que debe salir dada su importancia para el desarrollo de la industria del videojuego), con catálogos amplísimos que serían la envidia de cualquier consola. 
e)      Fueron una cantera de talentos que ha acabado siendo el gran referente de leyendas del videojuego actual: Lord English, Peter Molineux, Jordan Mechner, Manfed Trenz e incluso Hideo Kojima se iniciaron en el mundo del micro.

¿Por qué aparecen en un blog de consolas? Porque como referiré en el episodio sobre el Crash de 1983, fueron el medio que impulsó el mundo del videojuego en Europa y Japón mientras en EE.UU. se vivía una crisis que no se resolvió hasta la aparición de la NES en ese país en 1986. Es por ello que los historiadores han llegado al consenso que el Crash - antes considerado global - solo afectó de hecho a EE.UU., ya que Europa y Japón ya hacía tiempo que se habían pasado a los micros.(Por cierto, un día tengo que hacer un artículo sobre "los otros mercados": Latinoamérica, el Telón de Acero, Asia menos Japón, África y Oceanía).

Ahora sí, al tajo:

Érase una vez dos empleados de Atari. Dos tocayos como lo eran Don Pepito y Don José: requetefinos, medio chiflaos, casi divinos, desbarataos. Se llamaban Steve Jobs y Steve Wozniak, y juntos (sobretodo gracias a la pericia de Wozniak a la hora de poner la máxima memoria en un espacio mínimo) habían programado un juego que sigue siendo todo un clásico: Breakout; al que los jugones de ahora solemos llamar Arkanoid debido a la popularidad del clon ochentero de Taito.

Jobs (a la izquierda) era el cerebro del dúo: gran programador, inteligente, excelente vendedor de humo y mentiroso compulsivo (le estafó 35.000 $ a Wozniak (a la derecha): Nolan Bushnell prometió 50.000 $ si conseguían hacer caber el Breakout en un solo chip. Jobs le dijo a Wozniak que eran 15.000 y le escondió el resto. Wozniak no descubrió el engaño hasta alrededor del año 2000…). Este último aspecto fueron los primeros síntomas por los que se acabó descubriendo que estaba literalmente medio chiflado.

Wozniak ponía el trabajo manual: era, quizá, el mayor genio de la informática mundial en aquel momento, como se ha dicho un experto en miniaturización: era capaz de poner ingentes cantidades de memoria en un hardware muy reducido.

Jobs y Wozniak habían salido de Atari para emprender un proyecto que no se había visto antes: un ordenador de sobremesa que compitiese con las tremendas máquinas que fabricaba IBM entrando no tan solo en el mercado de oficina, sino en el doméstico. Ya en 1976 habían fabricado el Apple I, un ordenador hecho básicamente para geeks: era de madera y plástico y se vendía desmontado como kit. Su nombre se debía a que los dos Steve eran fans de los Beatles y quisieron emular el nombre de la compañía de éstos.

Para ello, Jobs buscó la ayuda del antiguo capitalista de Atari: Don Valentine, que había marchado de la empresa una vez ésta se estabilizó y se convirtió en el monstruo que llegó a ser. Valentine puso el capital necesario para que Steve Wozniak (ya entonces Jobs se dedicaba más al tema “ventas”) desarrollara un ordenador que inauguraría una nueva era: La de los micro-ordenadores.

El objetivo era lograr la confección de un ordenador relativamente económico, de sencillísima interface (sigue siendo el ordenador favorito de muchos programadores veteranos) y con un diseño que recordara más a un electrodoméstico que a una computadora propiamente dicha: El Apple ][. Usando un microprocesador MOS 6502, en color (como mostraba el logo del aparato, que casi eneguida pasó a ser el de la compañía), con sonido integrado y conectable tanto a un aparato de televisión NTSC como a un monitor (de esos verdinegros. Cuando era pequeño y echaban un Barça B-Sestao siempre pensaba en esos monitores), funcionaba mediante cassettes y salió a la venta el 5 de junio de 1977. Su precio era de unos 1300 $ con 4 Kb de RAM y de nos 2650 si se deseaban 48 Kb. A parte, tenía un valioso periférico, el Disk ][, que se vendió como rosquillas: era una disquetera cuya sencillez de manejo y precio económico dio a Wozniak aún más fama que el mismo ordenador. Gracias a que Wozniak creó el ordenador en código abierto, empezaron a salir otros periféricos no tan solo de Apple, sino de compañías independientes, que incluían mejoradores de sonido, tarjetas para cambiar el idioma del sistema, un módem, una tarjeta que hacía que el ordeanador funcionara con dos chips, añadiendo el popular Z80…

El gran defecto de la máquina era su baja resolución. Como curiosidad, debo apuntar que durante la presentación del Apple ][ en una feria de tecnología en California, Steve Jobs tuvo entre sus primeros clientes a Juan Carlos I – que se encontraba de visita institucional en California y solo venía a la feria a lucir palmito -, a quien Jobs se cameló personalmente de mala manera logrando que comprara allí mismo dos máquinas para uso interno en el Palacio de la Zarzuela (si no me equivoco, uno para él y otro para su secretario/a personal). Supongo que lo compró con monitor, porque conectarlo a una tele PAL podía significar un desastre. Esos dos Apple ][ fueron de los primeros en entrar en Europa.

Pero la verdadera revolución, sobretodo a nivel de juegos, llegó en 1979: Wozniak introdujo unas pequeñas mejoras en su creación; entre otros, una mayor cantidad de modelos para elegir (4, 32 o 48 KB), un precio ligerísimamente más bajo, puertos para joystick, ruedecillas y ratón, y, ante todo, la inclusión del Applesoft BASIC, un lenguaje de programación sencillo e intuitivo que permitió a miles de programadores diseñar magníficos juegos con facilidad y pocos fallos que se mantuvo vigente hasta principios de los 90. Este ordenador es el padre de todos los ordenatas pensados para jugar, y un modelo a seguir. Llegó a Europa y Japón con modelos adaptados . Cabe decir que la versión PAL era monocroma, ya que ni Wozniak ni su equipo comprendían el complejo funcionamiento de este sistema alemán y no podían diseñar un modelo en color sin disparar el precio del aparato. Si se quería color en PAL era usando una tarjeta a parte. En todo caso, Apple ][ Plus se convirtió en el ordenador más querido por los programadores, y muchos veteranos aún trastean con el suyo



El Apple ][ pareció conocer su final a finales de 1982, pero el desastroso Apple III llevó a la compañía a re-crear su obra maestra en unos meses, y en enero de1983 salió el Apple ][e (de “evolution”), una versión mucho más potente y totalmente compatible con las anteriores versiones: más potente, práctico de usar (teclado más completo), 64 Kbs de RAM por defecto (que se podía doblar a 128 y con el tiempo a más), más barato y con PAL integrado en la versión europea, esta máquina y, sobretodo, su versión mejorada, el GS (1986) – procesador de 16 bits, 1 Mb de RAM por defecto (ampliable a 7,5), desaparición del cassette e integración del disquete, varios chips dedicados para realizar diversas funciones… Un pedazo salto adelante - permitió a la gama Apple ][ sobrevivir hasta noviembre de 1993, siendo la serie Apple ][ el microordenador de vida más larga jamás creado (1977-1993: 16 añazos).


Sin embargo, estamos aquí para hablar de juegos, ¿no?. Pues lo haremos, pero en el siguiente capítulo, porque hay tantísimos clásicos para esta serie de ordenatas que no nos los podríamos acabar.