dijous, 23 de febrer de 2012

Firma invitada: Re-agorerizando que es gerundio; por Muramasa

Este artículo es una amable colaboración de mi hamijo Muramasa, al que podéis leer en cualquiera de sus blogs:

TDD-1 (frikadas, fanfics, tías buenas y química en un submarino)
Això és es colmo (una mirada sorneguera a la societat catalana)
Pienso, luego escribo (un blog de reflexiones personales sobre el mundo en que vivimos)
Tiempo de descuento (deportes según la mirada de todo un veterano de Anti-Marca) 

Sin más preámbulos, le damos la palabra:

En respuesta a la interesante publicación de scaramanga, he preparado este escrito. Gran parte de lo vertido aquí es pura opinión. Subjetivamente y mía opinión, con lo que no pretendo adoctrinar a nadie, pero si consigo que alguien piense en ello ya me doy por satisfecho.
Ha habido un boom mediático con la nueva generación de videoconsolas, boom que desde mi punto de vista es inmerecido.

1.- Nintendo 3DS: Los de Nintendo quisieron jubilar demasiado pronto a la DS cuando todavía daba mucho juego y en mi humilde opinión les salió el tiro por la culata. Ya fue poco el hype que causó de inicio pero eran más las contras que los pros. De hecho, Nintendo empezó a cavar su propia tumba, según mi punto de vista, con la introducción en el mercado de la DSi, y me explicaré. Un aspecto que deben cuidar las casas de videojuegos es poder aprovechar juegos de generaciones anteriores, porque eso significa que se han preocupado por el bolsillo del sufrido consumidor, además de no volver obsoletos los juegos previamente adquiridos (¿dónde están los juegos de GB?¿Y de GBA?¿Los de NES?¿SNES?¿N64?). Pues con la DSi eliminaron el slot destinado a los juegos de GBA para introducir una cámara de fotos, además de añadir cambios en el software para prevenir cierto pirateo, pero creo que esto último no les ha funcionado. Con la 3DS han añadido el sistema de 3D, creo que bastante innecesario, que en su momento causó tanto o más revuelo que el anuncio de la consola en sí. Lo que ha hecho bien Nintendo, y al César lo que es del César, es que ha hecho ports de interesantes juegos (Legend of Zelda: Ocarina of Time) y ha intentado vender sagas que son conocidas y tienen su público (Dead or Alive, Metal Gear). También ha tirado de su fontanero insignia, que aún a día de hoy sigue vendiendo. Pero es evidente que se han estrellado.

2.- PS Vita: Que causó hype cuando se anunció es innegable. Todas las mejoras tecnológicas que anunciaron hacían las delicias de los más soñadores, y aún a día de hoy, cada vez que anuncian ciertas características (features, que dicen los ingleses) de la PS Vita en compatibilidad con la PS3 y demás, se ganan los aplausos del respetable. Sin embargo, he oído por ahí que la batería dura más bien poco, ya que me imagino que para hacer funcionar tanto chip, motor gráfico, etc. Debe gastar una de energía tremenda. Como la 3DS, creo que han querido jubilar a su predecesora demasiado pronto, puesto que la PSP sigue dando de sí, y si la gente sigue comprando PSPs es porque todavía siguen resultando útiles.

3.- Wii U: Me gustaría ver si realmente la Wii U acaba siendo tal y como la anunciaron en un principio, porque ésta sí que puede ser una revolución por parte de Nintendo, y es que los de Nintendo sí que han sabido revolucionar el mundo de las consolas a cada paso que han dado. Una de las cosas que más me preocupa de la siguiente de las consolas de sobremesa  de nueva generación es el precio. El hecho de incorporar nuevas tecnologías en las videoconsolas es caro, y Sony nos lo ha demostrado con un motor gráfico muy potente y el Blu-Ray, por tanto, el precio de Wii U, al ser la primera, determinará un poco el precio de sus principales competidoras, que no podrán alejarse demasiado de él, porque el consumidor no siempre se fija únicamente en la calidad. Si el precio es bueno, las innovaciones son buenas y el catálogo es bueno, yo le auguro un futuro prometedor.

4.- XBOX720 y PS4: Todavía no he oído nada acerca de ellas así que no puedo opinar mucho, y las casas están herméticamente cerradas al respecto, no dejando filtrar detalles de su desarrollo aunque a ojos del consumidor da la sensación que ya estén incluso trabajando en su sucesora. Tanto Microsoft como Sony han dejado muy claro que sus consolas actuales tienen cuerda para rato, creo recordar que alguien dijo incluso para diez años. Espero que no se duerman en los laureles, porque su competidora asoma... y el que da primero, da dos veces.

5.- Tablets y Smartphones: Cierto es que ambos artilugios están quitándole terreno a las videoconsolas de toda la vida, aunque creo que la más perjudicada ha sido la 3DS, porque es la que ha sacado a la venta juegos más casual, junto con DS comparado con PSP. Y es que tanto Nintendo como Sony han apostado por la licencia de cosas conocidas por el pequeño público para sacar juegos casual, lo que hace que un juego de Barbie te cueste 19 eurazos, cuando los juegos casual de smartphones son mucho más baratos. El inconveniente de los smartphones y tablets es más técnico que visual. Se nota que no soy fan de estos cahivaches, ¿no?

6.- El PC y el Mac: Para mí son los grandes olvidados, y mi última opción a la hora de videojugar. Además, van a su ritmo, así que no me extenderé mucho más.

Agorerizando que es gerundio: Las plataformas de juego del futuro

No es lo mismo las plataformas de juego del futuro que el futuro de los juegos de plataformas, que quede claro. De eso quizá hablo en otro post, pero ahora centrémonos en este tema: voy a hacer de Nostradamus. ¿QUÉ FUTURO PREVEO PERSONALMENTE PARA LA YA OCTAVA GENERACIÓN DE CONSOLAS Y OTROS SISTEMAS?

En este momento tenemos previstas cinco: tres ya han salido, una ya ha sido anunciada en películas y otra está en pleno desarrollo. Además, se considera que, esta vez sí, las tablets y los smartphones (por encima de todo los sistemas iLoquesea de Apple y la plataforma libre Android), seran un mercado competitivo tras años de intentar asentarse. Esta parece será la generación del 3D, las pantallas táctiles, la confirmación definitiva del homebrew como plataforma de lanzamiento de nuevos talentos (esta vez con productos destinados al gran público, y no a cuatro geeks como pasaba desde principios de los 70) y el retorno de las pequeñas compañías (como en tiempos de los microordenadores).

Empecemos por el principio:



1. Nintendo 3DS: En esencia, veo la 3DS como una versión ligeramente mejorada de la DS a todos los niveles, solo que te obliga a bizquear para que veas bien el efecto 3D. Sé de gente que aunque lo ha probado repetidamente no ha conseguido encontrar el 3D por ningún lado. Yo la he podido probar varias veces y en todas ha acabado mareado en menos de 10 minutos. Nintendo, hay que decir que prudentemente (pues no querían disparar el precio del aparato), ha elegido un sistema en 3D estereoscópico, igual que en su olvidable Virtual Boy, en lugar de un sistema que requiera complementos, y los casos de mareos han sido tales que han tenido que recomendar que es potencialmente peligroso jugar durante media hora seguida sin descansar los ojos. En lo de la vista, creo que todo es cuestión de acostumbrarse, pero la gran caída del precio de la consola a los pocos meses de salir lo dice todo: se les están quedando en los almacenes. Si no hay un cambio radical con el tiempo, aquí nos veremos obligados a admitir lo que ya afirman en otros sitios: que de momento es un fracaso. Como apunte, me gustaría decir que cuando salió la DS, al año siguiente ya se veía a mucha gente jugando a dicha consola en los transportes públicos. Aún es hora de que vea a alguien con una 3DS...



2. PSP Vita: Pequeña, manejable, con pantalla táctil, universal (sin ninguna clase de limitaciones regionales, vaya), con joysticks duales como su hermana mayor, la Play 3... Sin 3D ni nada de eso que te complique la vista (chiste malo) y casi tan potente como una PS3 o una Xbox 360. Todos los mimsbres para el éxito. Pues no. De momento ha sido recibida con tal tibieza que - como apuntan en Ramen para dos -, ya se tienen que hacer deprisa y corriendo paquetes con el Uncharted a precio especial cuando solo lleva 24 horas en venta a día de hoy, debido a la falta de interés que ha suscitado su lanzamiento (ha tenido pocas reservas). Lógicamente, es pronto para hacer conjeturas, pero su inicio está siendo lento. Claro que también lo fue el de Atari 2600  - no despegó de verdad hasta que se incluyó el Space Invaders en el paquete de inicio - y sigue siendo la consola con vida útil más larga de la historia. Es cuestión de esperar los que pasa con esos paquetes que incluyen el Uncharted; una "killer-app" de esas que se dicen "bestiales". De momento, no va por el buen camino.



3. WiiU: De nuevo, Nintendo cambia potencia por innovación en una consola dirigida tanto al jugador casual como al hardcore: sigue operativa cuando se apaga porque el mando funciona como una consola portátil con pantalla táctil. La idea es fenomenal y demuestra la capacidad funambulista de Nintendo. ¿Que las tiendas ya no querían consolas? Se vendió la NES como un juguete ¿Que la Atari Lynx era grande y chupaba mucha pila? La Game Boy se sacó en bitono para ahorrar: sigue siendo la consola más vendida de la historia. ¿Que la SNES ahora que se vendía bien van y salen los sistemas de 32 bits? Donkey Kong Country ¿Que la Wii es solo para casuals? La WiiU funciona hasta apagada, oiga.
¿Todo bien, no? La Wii ha derrotado ampliamente a X360 y PS3 como sistema más vendido gracias a su [ya no tan] novedoso enfoque, pero se ha encontrado con un gran problema: hace como tres años que se la considera una consola decadente. Los grandes lanzamientos han sido escasos e incluso hay gente que aún hoy día solo juega al Wii Sports (exagero). Cuando la novedad ha remitido, los lanzamientos de calidad han sido raros, e incluso creo que WiiU llega un tanto tarde (un añito o así). Sin embargo, auguro un éxito monumental a este aparato (claro que es lo que digo yo, un simple jugador, no un experto) y una historia que irá paralela a la de Wii, lo que no es malo.



4. Xbox 720 y PS4: Una ya empieza con los teasers en pelis de ambiente futurista, la otra se rumorea que lleva tiempo en desarrollo. Sony y Microsoft prevén una transición sostenida entre la séptima y octava generación gracias a que Move y Kinect deberán potenciarse y alargar la vida útil de X360 y PS3. Si la situación se confirma, es posible que podamos asistir a una transición tan gloriosa como la que vivimos a principios de los 90, cuando los sistemas 8 y 16 bits convivieron hasta 1993 haciéndose la competencia, viéndose montones de juegazos por el camino. Que nos lo creamos es otro cantar...



5. Tablets y Smartphones: Creo que la 3DS y - quizá - la Vita se están estrellando contra la competencia que suponen las apps para los iXXXX de Apple y el extraordinario sistema abierto Android. Tan potentes a nivel gráfico como una PS2 o una Xbox (según los más optimistas: yo creo que mi IPad es más o menos del nivel de una PSP, capaz de mostrar gráficos parecidos, con más resolución pero con juegos de mucha (PERO MUCHA) menos profundad. Ideal para casuals) pero con muchísimo más que ofrecer: con tamaños que van desde el bolsillo hasta el de un libro grandote pero con muy pocas páginas, servicio de teléfono y sobretodo una interface abierta que da para miles y miles de programas de distintos usos; desde hojas de cálculo a animaluchos repetidores que dan mucha risa. De hecho, mi PSP y mi DS, últimamente solo las uso como emuladores portátiles de consolas antiguas. Los especialistas dicen que no dejemos de tener en cuenta estas plataformas multimedia.



6. El PC y el Mac: Lo de siempre: los ordenadores personales siguen siendo lo mejor que hay para jugar y más ahora que ya se van a empezar a realizar laptops específicamente hechos para juegos para poder competir con el mercado de las consolas (un poco una repetición de lo que pasó en los 80 con los microordenadores). Los emuladores, los MMORPG, y las redes sociales han creado un complejo sistema de juego en línea mucho más eficiente que el de cualquier consola.

Asina es como lo veo y asina lo he contado. Seguro que la voy a cagar...

diumenge, 12 de febrer de 2012

Se buscan firmas invitadas

Quiero comunicar que estoy buscando a gente que quiera aportar sus conocimientos a este blog. De cualquier tipo, desde tías buenas de videojuegos y parodias a traducciones de artículos interesantes, reseñas de libros o recuerdos de antiguas revistas... El objetivo es crear una web divertida a la par que instructiva y nostálgica, así que si tenéis algo que decir, este es vuestro espacio.

dissabte, 11 de febrer de 2012

1975: PONG! (3ª Ed.)




Aún es adictivo. En serio.
La Odyssey había terminado su vida útil y ahora el mundo se encontraba sojuzgado por el Pong de Bushnell y Alcorn. Todas las compañías relacionadas con el mundo recreativo, desde Bally/Midway hasta Nutting Associates (que hicieron la primera máquina recreativa de videojuegos de la historia, precediendo al Pong y también obra de Nolan Bushnell: Computer Space) sacaban copias y copias del juego. 





Odyssey100 : No iba a butano, que quede clarito
Entonces, Bushnell vio cómo a finales de 1975 Magnavox sacaba su Odyssey 100, versión simplificada de la antigua Odyssey, sin mandos, con dos sencillos juegos, un marcador mecánico (que no en pantalla) y con algo de sonido, cosa de la que adolecía la Odyssey.

Las barras de los dos juegos (Tennis y Hockey) se movían mediante los tres diales que veis a los dos lados.


Odyssey 200
Casi instantáneamente, el equipo de desarrolladores se hizo con unos chips de la Texas Instruments que aumentaban la memoria del aparato, y así nació la Odyssey 200. Se pudo incluir un tercer juego (Smash) y mostrar en cierta manera (por eso aún tenía marcadores) las puntuaciones en pantalla. Además permitía la participación de 4 jugadores. Salió aún en 1975.


El kraut-rock llega al mundo Pong
 Mientras tanto, en Europa, la empresa madre de Magnavox, Philips, se subió al carro y sacó su propia consola-pong: el Tele-Spiel 2201, a parte de comercializar la Odyssey 200. Esta consola era básicamente una Odyssey 100 con un diseño totalmente distinto que además funcionaba con cartuchos, lo que le daba más juegos que su hermana americana.

El diseño era genial: colorido y curioso, gritaba a los cuatro vientos: “SOY EUROPEA Y SOY SETENTERA”. Así y todo no tuvo mucho éxito (era caro, unos 60 €. Mucho para la época), y eso que salieron varias versiones. No sé si llegó a salir en España.



Sus competidoras principales en el Continente fueron la Interton Video 2000 y la Lasonic 2000.
Interton Video 2000


 La alemana Interton 2000, como la Tele-Spiel, iba con cartuchos, pero ésta tenía menos variedad de juegos. En España se sacó un clónico de aspecto externo e interno pero casi igual en rendimiento llamado TeleTenis.

De fabricasión nasioná, hamijo

Lasonic
La francesa Lasonic era tan sencilla como efectiva, a la par que bien diseñada: dos juegos , sonido y mandos que se podían desconectar. Nada más. Del país vecino salió también un aparato al parecer bastante bueno, pero que a nivel de diseño es quizás el mayor adefesio de la historia del videojuego: la ORELEC PP, que tenía como curiosidad el ser el primer aparato de videojuegos en ser “región free”: soportaba todas las teles, en cualquier parte del mundo.
La Orelec en todo su esplendor para que veáis lo fea que era la condená


Tan solo en Europa salieron muchas otras, que podéis ver en esta maravilla de blog. Más adelante os daré otra dirección interesante que amplia lo que os dicen aquí:

Volviendo a los EE.UU., Bushnell “vio” que Magnavox sacaba un Pong, pero él no se había mantenido ocioso. Antes de salir la Odyssey 100, Atari ya había estado desarrollando su propia versión de Pong doméstico, que en su caso era eso que llaman “arcade perfect”: su sencillo y asequible sistema de control con una ruedecilla para cada jugador no había podido ser imitado aún.


Un equipo dirigido por Al Alcorn y el ingeniero Harold Lee se había encargado de desarrollar el aparato, y para el otoño de 1974 ya lo tenía listo. Era una maravilla de diseño: pequeño y muy manejable… Siempre y cuando tuvieran chips, porque entonces no los tenían, y este prototipo llamado Darlene tenía que estar montado en una caja. No lo podían llevar a ningún sitio, y se retrasaron las pruebas.

Una vez obtenido el chip (diseñado por la propia Atari) llegó la hora de vender el artículo. Y lo rechazaron jugueteras y compañías de electrónica, diciendo que la Odyssey tampoco había vendido tanto como para jugársela con este nuevo aparato.
El prototipo de marras, ahora conservado en un  museo

Entonces lo quisieron vender a la cadena de almacenes Sears, que también rechazó… O casi. Porque ellos intentaron vender el producto en juguetería o electrónica, sin fijarse en un detalle: Sears vendía la Odyssey en la sección de deporte. Y se pusieron en contacto con ésta. Fue un éxito. Tuvieron la oportunidad de hacer la prueba en el edificio más alto del mundo, la Torre Sears de Chicago. Trajeron el prototipo gordo (sin chip) y tras unos problemas con la antena lo hicieron funcionar. Aquellos encorbatados señores fliparon cuando se les dijo que hechos los chips, esa maquina sería tan grande como un libro en rústica. Aprobaron.

 Con un capitalista en nómina (Don Valentine, luego co-fundador de Apple y de Cisco Systems), se lanzaron a producir pongs para Sears, que en navidades se vendieron mucho más que la Odyssey 200. Fue entonces (casualidad?) cuando Magnavox lanzó la demanda que os conté en el episodio anterior, pero Bushnell tampoco perdió mucho dinero (pero calculad, con todos los pongs que salieron y por los cuales se pagaron royalties, la cantidad que se llegó a embolsar Magnavox).
En ese momento, pues, a principios de 1976, empezó la guerra de los pongs: montones de empresas se lanzaron a la caza del cliente con sistemas cada vez con más prestaciones. Esta guerra acabó con la estabilización de la Atari 2600 como sistema a batir en 1978 (en Europa continuó hasta bien entrados los 80). Por entonces, y por poner dos ejemplos, en esos dos años Atari sacó al mercado 10 modelos de Pong doméstico distintos, y Magnavox sacó 9. Voy a enumerar cuáles fueron los más importantes:
El Pong de Sears

 Sears/Atari Home Pong: Gracias a su potente chip, este fue el primer Pong que mostraba puntuaciones en pantalla, a parte de un sonido mucho más nítido que el de la competencia. Esto, sumado a ser el Pong “oficial” y a su sencillez de manejo lo convirtió en la máquina ganadora a pesar de valer 100 $. Fue el artículo más vendido de los almacenes Sears durante 1 año. Es probable que se vendiera por estos lares: al menos en Barcelona teníamos dos Sears (uno actualmente es el Corte Inglés de Francesc Macià y el otro el Hipercor de Meridiana)
Odyssey 400

 Odyssey 400: Era simplemente una versión avanzada de la 200 que SÍ mostraba puntuaciones en pantalla. A pesar de ser más potente que la máquina de Atari, no tuvo tanto éxito, supongo que porque era más complicado manejarla y porque tenía menos pedigree.



Coleco Telstar: La juguetera Coleco entró como un huracán en el mundo de los pongs con esta consola hecha con la colaboración del mismísimo Ralph Baer y la gente de Sanders. Pero en esto influyó la suerte: la empresa General Instrument era una de las pocas que hacía chips para videojuegos, y estaban completamente superados por los pedidos. Así pues, tenían que cumplir con la primera empresa que les hizo un pedido, y esa era Coleco. El resto tuvo que esperar mientras Coleco preparaba con mimo su consola en dos ediciones:
Telstar Original

Telstar Classic, con acabados en madera

Nintendo Color TV Game Mod.6

Color TV Game: Salió tarde, pero es importante porque fue la primera consola de Nintendo, y también la primera que tuvo buenas ventas en Japón, de donde no salió. Como su nombre indica era en color (por entonces casi todos los pongs eran ya en color). El modelo 6 (arriba, a la derecha) fue la primera creación del alquimista jugón Shigeru Miyamoto, que realizó el diseño externo.

Y… Ya está! Siguieron saliendo pongs de las más diversas marcas, pero justo cuando la Telstar lideraba las ventas, en agosto del 76… FAIRCHILD CHANNEL F apareció casi por sorpresa. No digo más porque hablaré de este tema en el siguiente episodio.

Siguieron saliendo pongs, pero el advenimiento de la Channel F los dejó en segundo plano, pasando a ser consolas “secundarias” como actualmente la Play 2 (dejadla morir en paz! XD). Se hicieron pongs en color (como hemos visto), pongs que tenían juegos de coches y de pistola, para 12 jugadores (o los que fueran, he elegido un número al azar), etc., pero tuvieron un éxito discreto. Si los quereis ver, helos aquí todos juntitos en esta web que ha sido la fuente principal de este artículo, además del libro de Mr. Kent y la inevitable Wikipedia.


Esta web también ha resultado muy útil. En ella descubriréis cómo de grande fue el fenómeno Pong, pues es un catálogo de imágenes de pongs (y otras consolas de la época). Si la consultáis, veréis que solo en España se fabricaron como una treintena de sistemas distintos (sin contar que también se vendían pongs fabricados en el extranjero), y cómo el fenómeno atravesó el Telón de Acero, haciéndose aparatos muy interesantes en la URSS y en Hungría:

http://www.console-picture-page.de/catalog/

Se puede saber que hicísteis, Ralph, Nolan y Al?

De todas maneras, os añado un dato interesante. Palson - una segunda marca de la empresa Electrónica Ripollés, de Vinaròs - sacó en tan solo 2 años 23 modelos de pong, parece que todos ellos clones autorizados de Interton. En 1979 incluso sacarían una consola de cartuchos, pero eso es otra historia que dejaremos para más adelante.






divendres, 10 de febrer de 2012

1973: Magnavox Odyssey (3ª Ed.)




Todo (y quiero decir "TODO") empezó en 1966, en una estación de autobuses de Chicago, en la cabeza del exiliado alemán Ralph Baer. Expulsado de la escuela primero y obligado a huir de su país con su familia debido al acoso nazi después, ya que la familia Baer era judía, llegó a Estados Unidos siendo un pre-adolescente, y mediante formación autodidacta llegó al Instituto de Tecnología de Chicago y se graduó en ingeniería de televisión

Un pionero? No. EL pionero


Ese día de agosto, estaba Baer esperando un autobús que debía traerle a Nueva York y haciéndose pajas mentales entorno de qué hacer de nuevo con una tele cuando de pronto tuvo la idea: juegos de pantalla.

Tras montarse un equipo con gente de la casa y trabajando durante las muchas horas en que se quedaba sin hacer nada en su puesto de trabajo en Sanders Associates, empresa de televisores y material militar, desarrolló un juego de puntería que consistía en disparar a un punto con una pistola de plástico. Uno de los jefes de la empresa, que anteriormente había rechazado la idea, la tomó con el jueguecito de marras y acudía a diario a echarse unas partidas, por lo que su opinión acabó cambiando, y convenció al resto de la cúpula directiva de apoyar la iniciativa de Baer, por lo que tuvo las manos libres para trabajar a gusto en su proyecto. Había pasado un año desde que tuvo la idea, y Baer, con un equipo ampliado, había desarrollado un juego donde dos barritas se disputaban un puntito (os suena? Ya os contaré que pasó, ya, que hubo un buen follón!). Para mover las barritas se usaban unos mandos con ruedecillas. La máquina que operaba esto estaba decorada con un papel marrón imitación madera. Es por ello que este prototipo es llamado “The Brown Box”.
Cnuado las consolas eran "de color de gos quan fuig"

A finales de los 60, Sanders entró en crisis y redujo su plantilla a una tercera parte. A Baer le dijeron que no podían seguir apoyando su idea, y le recomendaron que se buscara otro mecenas para su prototipo. Como no encontró ninguno, la Sanders se portó decentemente y se lo buscó. Se interesaron marcas aún hoy conocidas, como General Electric, Zenith , Sylvania, Motorola o RCA, pero quien se llevó el gato al agua fue la filial americana de Philips: Magnavox. Y fue por casualidad: RCA estuvo a punto de comprar el proyecto, pero echaron al directivo responsable, y éste se fue a Magnavox, llevándose consigo los contratos. Así, convenció a un puñado de directivos de la empresa para que Baer les hiciera una demostración. Era ya 1970, y Baer ya no lo veía muy claro, pero se desplazó a Indiana para hacer ese acto. Los directivos de Magnavox dijeron “Me aburrooooo….!” y dejaron la demostración con el mismo escepticismo con el que habían entrado. Todos menos uno. Y resultó que era el jefazo de todo aquel grupo. El hombre, Gerry Martin, se dirigió a Baer y le dijo simplemente: “Lo tiramos adelante!”. Martin estuvo 9 meses para convencer a la presidencia de la empresa, pero lo logró: en marzo del 71 se firmó todo el papeleo.

Los "gráficos" de la Odyssey

Así pues se empezó a desarrollar la máquina, que se llamaría Odyssey. En primer lugar y por costes de fabricación se eliminó la función más chula de la Brown Box: la capacidad de mostrar gráficos en color. Se decidió que la Odyssey sería monocroma, y los gráficos serían sustituidos por chillonas láminas de plástico transparente que se pegaban a la tele mediante su propia electricidad estática. Por otro lado, para activar las funciones de los distintos juegos se usaron unos muy rudimentarios cartuchos en lugar de las 16  palancas del prototipo, lo que permitió ahorrar mucho dinero, entre otras decisiones técnicas.

A finales de año, la máquina se producía ya en serie y se envió a los concesionarios oficiales de los fabricantes. La respuesta fue fenomenal, y en los mentideros de la alta tecnología se hablaba ya de un revolucionario producto de la Magnavox que se presentaría al público el 22 de abril de 1972 en un céntrico restaurante de Nueva York y en otras ciudades simultaneamente. La máquina tenía 12 juegos contenidos en 6 cartuchos, y traía consigo un montón de fichas, dados, tarjetas, tableros e incluso un marcador debido a que la inexistente inteligencia artificial de la máquina impedía que se pudiera jugar a juegos complejos. Ni tan siquiera calculaba puntos. Digamos que era poco más interactiva que el juego con vídeo ese que nos gustaba de pequeños, el Atmosphere, pero para la época era una revolución.

Salieron además 10 juegos adicionales y la primera pistola de luz, un escopetón hiperrealista que haría las delicias de la cúpula de la NRA.
"Deliverance" en verisón videojuego

Pero al poco de venderse la consola empezaron los problemas:
El primero fue una pésima campaña de marketing: los anuncios de la tele dejaban implícito que la Odyssey tan solo funcionaba con teles Magnavox, lo que era más falso que un piropo de Mourinho. Además, costaba 100 $. No parece mucho, pero en la época era prohibitivo. Encima, si querías el rifle, eran 25 pavos más. Y. además, tan solo se vendía en tiendas franquiciadas, por lo que encontrar una Odyssey era difícil.
Sin embargo lograron rectificar, con un popular anuncio donde aparecía Frank Sinatra jugando a la Odyssey y extendiendo las ventas a Europa. Pero hagamos aquí una pausa.

En 1973, un espabilado logró copiar el mecanismo de la Odyssey, y pronto, en la calle Capità Arenas número 21, en la zona alta de Barcelona, en una oscura empresa llamada I.S.S.A., nació la primera consola europea.
Fet a casa

Era una copia probablemente pirata de la Odyssey llamada Overkal. Overkal tenía menos juegos y funcionaba con palanquitas en lugar de cartuchos, e incluso introdujo mejoras como unos mandos de más calidad que los originales. El mismo Baer habla relativamente bien de Overkal:
 “Un interesante aparato, obviamente diseñado por alguien que sabía lo que hacía, un diseño pirata con interruptores en lugar de los jumpers de la Odyssey normal. Me gusta la idea. Si hubieran puesto más interruptores no tan solo podrían haber incluído todos los juegos de la Odyssey, sino que también podrían haber añadido algunos nuevos… Pero está claro que el objetivo era hacer algo que se pudiera vender de una pieza. Astuto pero extraño”.

Queréis saber más? Pues toma del frasco, Carrasco!:

El manual:

La consola al detalle:

Con todo, ya se habían vendido 130.000 consolas, y durante una demostración en California, ya en 1974, un joven experto en tecnología llamado Nolan Bushnell juega a la Odyssey. Con el juego de Tenis original en la cabeza, él y un compañero llamado Alan Alcorn hacen una copia mejorada del juego para jugar en una maquinita con monedas. Para comercializarlo, fundan una empresa propia. Su nombre: Atari. El nombre del juego: Pong.

Si bien la explosión de Pong trajo un aumento de ventas de la Odyssey, que se vendía ya a todas las tiendas que lo pidieron tras la amenaza del Gobierno de demandarles, Magnavox se querelló contra Atari. La resolución del juez fue tajante: no le convencieron los argumentos de Bushnell, y éste se vió obligado a pagar royalties a Magnavox tras negociar con ellos, que retiraron la demanda. También tuvieron que pagar todas las marcas que hicieron pongs para TV, lo que dio unos emolumentos enormes a la compañía. Baer no olió ni un centavo. De hecho no se enteró de nada hasta 2002.

Por entonces, a mediados de 1975, la gente de Magnavox se dio por satisfecha con el relativo éxito de su máquina – tampoco no es que fuera un bombazo comercial - y la sacó de circulación al sacar su sucesora, la más simple Odyssey 100. Vendió más de 330.000 máquinas y 80.000 fusiles.
Así pues, aquí acaba la historia de la primera consola de la historia. De sus sucesoras hablaré en otros artículos. Y Baer? No os penséis que acabó arruinado. Al poco de crear la Odyssey se inventó el juego que sí le haría millonario, y que cada año aumenta su fortuna, pues aún se vende muy bien: El Simon. Hace un par de años recibió en el Despacho Oval la medalla al merito al trabajo en la subcategoría de tecnología.
Was ist los? Ein Orangutanen, ja wöhl


Y colorín colorado...

Fuentes:

The Ultimate History of Video Games: From Pong to Pokémon and beyond – The Story Behind the Craze That Touched Our Lives and Changed the World / Kent, Steven L. – New York ; Three Rivers Press, cop. 2001. – 608 p., 22 cm. – ISBN 0-7615-3643-4

                                                                     http://en.wikipedia.org/wiki/Magnavox_Odyssey





De Consolae Divertentis ha muerto. Viva "FPdAH!"

Esta será a partir de ahora mi segunda casa virtual (a la espera de activar "La Casita de los Frikíadas", que tengo preparado desde hace dos años por si Blogia me putea mucho), una vulgar sucursal de Os Frikíadas.

El cierre del servidor me obliga a convertir la web con que me gradué como administrador de contenidos y diseño multimedia en otro blog. A partir de ahora, todo lo que quiera hablar sobre videojuegos saldrá aquí, a menos que sea un tema donde entre el manga. Entonces, Os Frikíadas será vuestro sitio.

Este sitio web nace con vocación de mejorar y ampliar lo publicado en De Consolae Divertentis y añadir reseñas de las cosas a las que juego actualmente. No esperéis encontrar aquí reseñas de 3DS ni de PSP Vita, pues no dispongo de ellas (aún), sino mucha historia, algunas reseñas y un poco de cachondeo. Así pues solo puedo desear que os guste el blog, y que no dejéis de visitar Os Frikíadas, pues sigue siendo el blog central.

Que disfrutéis.